arte en palabras

 

CONTRAPUNTO PICTÓRICO

Por Susana Weingast

Kandinsky (1866-1944), en su libro “Sobre lo espiritual en el arte” explica que el color es un material de contrapunto, que ofrece infinitas posibilidades de combinación, juntamente con el dibujo trazado. Ambos dan vida a ese contrapunto pictórico con el cual en la pintura se llega a una composición. El enuncia así la “Ley de necesidad interior”.

Esta necesidad interior es gestada y determinada por tres necesidades místicas.

Estos tres elementos místicos son imprescindibles para toda obra de arte, se entretejen para expresar unidad en la obra.

Luego de enunciar esta teoría dice que el artista debe ser “ciego” ante formas aceptadas o rechazadas, para poder expresarse, y “sordo” ante las lecciones y mandatos de su época. Los ojos y los oídos del artista deberían volcarse hacia su vida interior para así poder utilizar, de todos modos los medios autorizados o prohibidos.

Todos los medios son necesarios interiormente para el artista y son válidos cuando surgen de la de la necesidad interior.

Según Kandinsky, en el arte, en primer lugar viene la praxis y luego la teoría. El arte es intuición, sobre todo en sus comienzos, y la creación es gestada por la sensibilidad.

La creatividad auténtica no se fija en teorías ni en la realidad sino que se produce en la medida que se plasma en cualquier técnica la sensibilidad.

La medida y el equilibrio no deben buscarse afuera, sino dentro del artista. La ley de necesidad interior es calificada como anímica, este ejercicio exalta el valor sensitivo y creativo individual.